martes, 9 de abril de 2019


Sé que estás ahí



- No quiero encender la luz. Sé que estás ahí, pero no sé si vienes con compañía.
Pablo siente los latidos del corazón en las sienes y empieza a dolerle la cabeza. Demasiadas emociones en estos últimos días. Sus palabras han sonado como si estuviera en la entrada de una enorme iglesia, pero no hay eco, al contrario, sólo silencio espeso del que se come las palabras.
La habitación de su apartamento es pequeña y la distancia hasta la puerta de salida es poca, pero probablemente no pueda salir. “No me dejará, si está aquí, no me dejará” piensa con cierto grado de resignación.
Los muebles parecen cobrar vida y las sombras no son amistosas. Apenas lo acompañan un sofá, una cama, una mesa y cuatro sillas en el salón-dormitorio-cocina de su apartamento, y no se puede pedir más por el precio que paga.
La sombra de la silla junto a la pared parece moverse. El corazón de Pablo se para durante un segundo, para descubrir que era la luz de un coche que se había colado por la ventana.
“No estoy loco, no estoy loco, todo es real”
Durante un segundo cierra los ojos y la oscuridad se vuelve absoluta. Se centra en el oído y escucha con ansiedad.
Nada.
“Se ha movido, sé que se ha movido y se acerca”. Pablo abre los ojos y se pega aún más a la pared. Lleva 45 minutos hecho un ovillo en el suelo bajo la ventana que da a la calle y sabe que lo que ha hecho instintivamente no sirve de mucho, no puede protegerse. Sólo queda una cosa por hacer y sabe lo peligroso que puede ser. Ahora sabe que puede haber cosas peores que la muerte, mucho peores…

Constelaciones

Sus ojos se amoldan a la oscuridad poco a poco. La idea de ir a mirar las estrellas era nueva. Se tumbó y arrugó su nariz pecosa intentando enfocar la inmensidad de estrellas que iban apareciendo poco a poco. Se tumbó a su lado y sintió una leve tensión en la manta sobre la que estaba tumbada mientras se acomodaba a su lado.

- Ahora empiezo a distinguirlas mejor. - Y guardó silencio unos segundos. - Los antiguos distinguían más estrellas que nosotros, no tenían contaminación lumínica.

No sabía cómo, pero habían aparecido muchísimas más estrellas en apenas segundos.

- Las encontré... la constelación de Virgo... Acuario... nuestras viejas conocidas la Osa Mayor y la Osa Menor.

Se giró para preguntar dónde y se encontró con una mirada fija en su cara.

- Mira - Dijo mientras tocaba con el índice su pómulo - Aquí está la Osa Mayor... éstas son Dubhe y Merak...

Mientras explicaba iba dibujando en su cara las formas estelares

- ...que apuntan a la cola de la Osa Menor... y aquí está la estrella polar.

- ¿Ésta apunta al norte?

- No. Aquí todas apuntan a otro sitio - Dijo mientras deslizaba el índice hacia sus labios.

- ¿No íbamos a ver las estrellas? - Preguntó con una sonrisa.

- Prefiero tus pecas - Y la besó.



El camino más rápido Idea Original de @Marubv13 Alex odiaba cruzar por el cementerio por las noches—aunque era el camino...